Ley de Protección de Datos

Fimax Asesores, cuenta con un Departamento especializado en Protección de Datos, que presta, entre otros, los servicios profesionales de adecuación de su empresa a la normativa vigente en materia de protección de datos y de la Sociedad de la Información y del Comercio Electrónico..

El funcionamiento de toda empresa requiere la disposición y manejo de datos de carácter personal. Desde los datos relativos al personal para la confección de nóminas, a los datos sobre clientes y proveedores para la contabilidad.

La adaptación a la normativa vigente en materia de protección de datos (Reglamento Europeo 679/2016 de Protección de Datos de la Unión Europea y la Ley Orgánica  3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales) es de obligado cumplimiento para todas las empresas, organismos y autónomos de la Unión Europea.

El objeto de nuestros servicios en el área de protección de datos es adaptar su empresa a las exigencias legales en materia de protección de datos de carácter personal. También ponemos a su disposición a nuestros profesionales para que efectúen auditorías de sus sistemas de tratamiento de datos en el caso de que ya disponga de una política de protección de datos implementada en su empresa.

Compliance

Fimax Asesores, cuenta con un Departamento especializado en Compliance, que presta, entre otros, los servicios profesionales de adecuación de su empresa a la normativa vigente en materia de protección de datos, prevención de riesgos laborales, normativa penal y normativa legal en general.

El objeto de nuestros servicios en el área del Compliance es adaptar su empresa a las exigencias legales en materia de cumplimiento normativo, el cual ha adquirido más importancia dentro de la vida de las organizaciones empresariales en España desde la reforma del Código Penal que se produjo a finales de 2010, por la que, por primera vez en nuestro país, se introduciría la regulación y responsabilidad penal de las personas jurídicas, quitándole toda vigencia conocida a la expresión “societas delinquere non potest”, ya que desde entonces las empresas sí pueden estar incursas en delitos penales.

Teniendo en cuenta que la finalidad esencial del control de cumplimiento normativo se vincula, a controlar el riesgo para no incurrir en sanciones penales ni administrativas, en pérdidas materiales y financieras, o en daños de reputación en la empresa, como producto de la violación de cualquier normativa o código aplicable, lo más conveniente es que toda organización que pueda verse afectada por este riesgo este comprometida con la implantación, en mayor o menor medida, de una efectiva función de Compliance en el seno de su estructura.